Locales | Sol | solar | millones

El Sol, por Diego Larrosa De Zan

Con un diámetro de 1.391.016 km, hoy vamos hablar de nuestro astro rey, aunque es mucho más que un simple rey, es el combustible de nuestras células, el sol.

Ubicado a una Unidad Astronómica (UA) equivalente a casi 150 millones de kilómetros, encontramos al Sol; su edad es de 4.500.000.000 de años, eso se escribe, cuatro mil quinientos millones. Para obtener este número buscamos las cosas más antiguas que podemos encontrar: las rocas lunares funcionan bien para esto; cuando los astronautas los trajeron para que los científicos los estudiaran, pudieron averiguar su edad.

Entonces, si nuestro Sol tiene cuatro mil quinientos millones de años, ¿cuánto tiempo más brillará? Estrellas como el Sol arden durante unos nueve o diez mil millones de años. Entonces está a la mitad de su vida. Pero a no preocuparse, todavía le quedan unos 5.000.000.000 (cinco mil millones) de años aproximadamente. Cuando pasen esos cinco mil millones de años, el Sol se convertirá en una gigante roja, eso significa que el Sol se hará más grande y más frío al mismo tiempo. Cuando eso suceda, será diferente al que conocemos hoy ¡Se convertirá en una gigante roja y se volverá unas 2.000 veces más brillante de lo que es ahora!

Hoy, cada segundo, el Sol transforma 4.500.000 toneladas de materia en energía. Su temperatura superficial es de unos 6.000 grados Celsius, pero su núcleo tiene unos 15.000.000 de grados Celsius. El sol nos envía mucha energía todo el tiempo; hay algunos tipos diferentes de energía, por ejemplo, la radiación infrarroja, que es calor, la luz visible, que es lo que pueden ver nuestros ojos. También hay luz ultravioleta, que no podemos ver con nuestros ojos, pero está ahí y puede quemar nuestra piel.

Así como la Tierra, el Sol también tiene su movimiento de rotación y traslación. El valor de la rotación solar varía con la latitud debido a que el Sol está compuesto por plasma gaseoso. Esta rotación es de 24,47 días en el ecuador y casi de 28 días en los polos. Podemos notar también que el Sol y la Luna parecen dos esferas casi iguales a simple vista, esto se debe a que el diámetro aparente del Sol y la Luna es igual porque el diámetro del Sol es 400 veces mayor que el de la Luna, pero también está 400 veces más lejos.

Un dato curioso, la energía que libera el Sol en su centro tarda unos 100.000 años en alcanzar la superficie. Si hay alguna negatividad que podemos detallar del Sol, es la eyección de masa coronal (CME), es una onda hecha de radiación y viento solar que se desprende de él, en el período llamado Actividad Máxima Solar. Esta onda es muy peligrosa ya que daña los circuitos eléctricos, los transformadores y los sistemas de comunicación cuando esto ocurre. Hay una tormenta solar cada 11 años, cuando el Sol entra en un turbulento ciclo que representa la época más propicia para que el planeta sufra una tormenta solar.