Locales | tiempo | ley | Economía

Reflexiones sobre el modo de producción vigente

Editorial a cargo de Julián Lazo Stegeman

Según la formulación expresada por Rudolf Clausius, la Primera Ley de la Termodinámica o Ley de la Conservación de la Energía establece que la energía global del Universo es una constante eterna, no se crea, ni se destruye sino que se conserva transformada a través del tiempo. A partir de la constatación, del cambio de temperatura como comportamiento unidireccional o irreversibles del calor, dado que calor siempre fluye naturalmente de lo caliente a lo frio, del cambio de energía mecánica en energía térmica, Clausius concluía que los cambios de la temperatura y de la energía eran variantes o cambios de un mismo fenómeno que denominó Entropía y que siempre iban en aumento.

Es decir que la energía puede ser de baja entropía (utilizable) y que a partir de un estado (por extensión, stock) universal inicial, irreversiblemente siempre disminuye su disponibilidad a través del tiempo, o de alta entropía (degradada, no utilizable) y que irreversiblemente siempre aumenta a través del tiempo. Pudiendo así formular la Segunda Ley de la Termodinámica o Ley de la Entropía, es decir el cambio neto de la totalidad de la entropía del Universo siempre es mayor que cero a través del tiempo, aumenta y representa una flecha irreversible del tiempo del Universo desde su creación a su final.

Las leyes de la Termodinámica en especial la Ley de la Entropía tienen estrecha conexión con la cuestión económica, dado que es imposible sostener la idea de un crecimiento económico ilimitado en un planeta finito. Nicholas Georgescu-Roegen (1906-1994) propuso reconciliar la economía con la termodinámica y la biología. Cuestionó a la economía convencional dado que está basada en una epistemología mecanicista newtoniana del siglo XVII. Los recursos naturales no son considerados como lo que son (materia y energía) y por lo tanto sujetos a las leyes de la termodinámica, por lo que Georgescu-Roegen parte de su propio razonamiento para concebir estas leyes en forma figurada como un clásico reloj de arena y de esta forma poder explicitar la limitación de materia-energía de baja entropía como recurso esencial natural al que se enfrenta el proceso económico.

Es tiempo de repensar a nivel mundial el modo de producción vigente y comenzar a manejar alternativas más ecológicas dentro del desarrollo capitalista que no impliquen perjuicios a futuro. La producción y el consumo son inevitables en la sociedad, el punto es realizarlos racionalmente y no demandar por demás las contribuciones de los recursos naturales.

El proceso económico no se localiza en una abstracción como el mercado sino en la naturaleza misma, de la que obtiene recursos y en la que expele sus residuos. Los recursos son valiosos en sí mismos, de baja entropía, de energía disponible o libre y de estructura ordenada. Los residuos no tienen valor, son de alta entropía, de energía indisponible o confinada y de estructura desordenada.

En definitiva, La Ley de la Entropía resalta aspectos fundamentales de los problemas que preocupan actualmente a los gobernados, a los gobiernos y a todos los científicos: aquellos derivados de la contaminación ambiental. La Economía Ecológica o Bioeconomía es un aporte invalorable al pensamiento económico con una incuestionable fundamentación científica (Leyes de la Termodinámica) y que permite el desarrollo de metodologías de análisis más profundas y sistemáticas que el tradicional instrumental teórico. Asimismo, nos advierte de las limitaciones de un modo de producción que se desarrolla bajo implicancias que imposibilitarán el crecimiento futuro de las próximas sociedades en el planeta.

Es totalmente cierto que el crecimiento económico es una de las claves para resolver los problemas estructurales del capitalismo. De todas maneras, no se debería perder de vista la necesidad de plantear soluciones que también consideren la cuestión medioambiental.

FUENTE: Clase sobre Economía Ecológica de la economista y profesora Viviana Núñez para la cátedra José Salvador Cárcamo de la asignatura Elementos de economía y concepciones de Desarrollo