Locales | vida | fracaso | éxito

El fracaso y el éxito...matices de la vida

Una editorial del Dr. Bernardo "Cacho" Gandini

El 5 de agosto de 1962, la actriz estadounidense Marilyn Monroe, el gran mito erótico de los años cincuenta, fue hallada muerta en su casa de Hollywood. Aunque se dictaminó que se había suicidado con una sobredosis de somníferos, las causas de su muerte permanecen aún confusas. Tuvo una infancia muy dura, traumática y difícil. Creció sin una figura paterna, lo que le produjo problemas de personalidad, que se agravaron cuando su madre fue internada en un psiquiátrico, tras padecer una crisis nerviosa.

En el año 1944 Emmeline Snively, directora del Blue Book Modeling Agency, le dijo a la joven modelo: Más te valdría aprender el trabajo de secretaria, o bien que contrajeras matrimonio. Intervino en tres películas olvidables en las que no fue debidamente acreditada, y ya entonces se verificó el cambio de nombre: Norma Jean pasó a llamarse Marilyn Monroe. A pesar de todo, consiguió ser modelo y actriz, convirtiéndose en uno de los más amados iconos del cine. El perfil de su vida, marcada por las contradicciones y los complejos de una niñez y una juventud desgraciadas, seguidas después de un éxito arrollador, al que no supo hacer frente ni siquiera cuando creyó encontrar, junto a personalidades como Arthur Miller, la estabilidad y la seguridad que persiguió durante toda su vida. Sus pensamientos preferidos: ¡No dejes que nada ni nadie te limite! No hagas caso a esos comentarios pesimistas-realistas, que te hunden en la desesperanza…

La capacidad de adaptación y resiliencia, permite minimizar los factores de riesgo e incrementar factores protectores, ante situaciones de estrés. Es conveniente el desarrollo de una personalidad resiliente en niños y adolescentes como parte de su desarrollo emocional y social, para lograr una adaptación de manera saludable al entorno.

El apego seguro es la base para criar niños y niñas resilientes. Posteriormente, conforme crecen, pueden generarse otras posibilidades de vínculos o relaciones reparadoras del proceso anterior, por lo que un niño o adolescente podrá reconstruir parte de lo que en un primer momento no pudo forjarse. Del análisis reflexivo sobre los elementos necesarios para una personalidad resiliente, se puede reconocer claramente la vulnerabilidad de Marilyn; la falta de un entorno afectivo sólido parental generó su efecto, a lo que posteriormente se añadieron experiencias frustradas de parejas en desesperadas búsquedas de afecto, todo ello en el contexto de la tremenda manipulación del aparato “hollywoodense”, para lograr el objetivo actoral.

A pesar del pronóstico inicial de la directora de la agencia de modelos, su nombre se mantiene imborrable en el imaginario colectivo, a casi 60 años de su muerte. Los éxitos, profesional y publicitario no alcanzan a darle un sentido profundo a las vidas. En nuestro medio existen ejemplos de historias conocidas que se identifican en algunos aspectos con la de la insuperable Marilyn Monroe…

“Donde hay educación no hay distinción de clases”
Confucio