Locales | vida | pandemia | cambios

Los cambios en la forma de vida a partir de la pandemia

Una editorial que escribe semanalmente el Dr. Bernardo "Cacho" Gandini, para nuestro medio El Debate Pregón

Enfermedad de Burnout o “cabeza quemada”, es una enfermedad cada vez más reconocida, que afecta a profesionales que trabajan con personas. Entre los más afectados se hallan el personal sanitario y los docentes; se caracteriza por agotamiento emocional, despersonalización y falta de realización personal.

¿Cómo ayudar a los trabajadores, que sufren agotamiento mental en el marco de la pandemia ? Si desconectarse del trabajo era complejo antes, con el incremento del trabajo en el hogar, la dificultad es aún mayor porque no hay límites. El “burnout” es por estrés laboral crónico o desgaste profesional.

El 47% de argentinos admitió días buenos y otros malos durante el aislamiento, un 9% reconoció al encierro como difícil de llevar; un 36% sintió temor por el futuro. Respecto de las preocupaciones, según investigación de ADECCO, una consultora de recursos humanos: Salud en 32% y economía del país 30%, son las mayores, y el tema laboral 21%.

Se brindan 5 recomendaciones para ayudar a los empleados en esta difícil situación:

1 – Darle importancia necesaria a la salud mental: Deben sentirse seguros para poder ser honestos sobre ella. Son útiles las charlas grupales sobre la importancia de la salud emocional del equipo, respetando la confidencialidad; ofrecer consejos de profesionales de la salud para los problemas personales y laborales, establecer límites dentro del trabajo y otorgar indicadores para identificar situaciones que requieran de ayuda profesional.

2 – Recompensas: no necesariamente debe existir una razón. Ellos a menudo cuestionan su valor dentro del ambiente laboral y al no recibir palabras de aliento, esta situación puede derivar en diferentes consecuencias. No es necesario que la recompensa sea dinero, puede ser descanso o regalos; es necesaria la sinceridad, de lo contrario, podría ser contraproducente.

3 – Tomar en serio las condiciones laborales: No pensar sólo en los clientes o en el exterior de la organización, cuando los empleados son quienes sostienen la cotidianeidad. Los cambios permanentes para satisfacer clientes pueden generar agotamiento y falta de motivación por la ausencia de reconocimientos. El cuidado de la organización es un punto clave.

4 – Considerar la vida privada: Respetar la vida personal es fundamental, como sinónimo de empatía, también su tiempo y el destino de éste. Puede que algunos tengan un segundo empleo o hobby, al que se debe contemplar. Es importante conversar en forma individual, para experimentar libertad de expresión, acordar y negociar para evitar que ellos pierdan.

5 – Metas accesibles para todos: Los trabajos que no permiten crecer o donde no hay recompensas pueden generar frustración. Donde no exista carrera con ascensos, es posible crear objetivos: Aumento salarial regular acorde a la realidad, oportunidades para ganar experiencia, realización de cursos y capacitación permanente. También se pueden crear nuevas posiciones con nuevos desafíos y responsabilidades, con aumento salarial como motivación profesional.