Editoriales | Whatsapp | campaña | pandemia

El peligro de las plataformas y aplicaciones digitales

Por Julián Lazo Stegeman

Lo ocurrido esta semana en el Capitolio de Estados Unidos aún deja muchísima tela para cortar. Los análisis al respecto de este suceso tienen implicancias políticas, sociales y culturales que no solamente se circunscriben al territorio norteamericano, sino que también exhiben múltiples aristas que se pueden extrapolar a otras partes del mundo. En la columna de hoy se hará hincapié en la relación entre la pandemia, la política y el rol de las plataformas, medios y aplicaciones digitales en nuestro país.

Para comenzar a indagar este complejo escenario, es pertinente citar las palabras a propósito de esta cuestión del periodista especializado en política estadounidense, Matías Mowszet: "la irrupción de Trump, junto con la masivización de las redes sociales, polarizó el escenario político yanqui a niveles similares a los latinoamericanos. El problema, quizás, es que ellos no están acostumbrados. Es un territorio absolutamente nuevo. Hago el paralelismo entre Trump y las redes sociales, porque sin estas herramientas, Donald no hubiese llegado jamás a ser presidente. Y sobre este punto me quiero detener porque explica bastante del nivel de locura que se pudo observar en estos días. Cuando uno piensa en 'campaña en redes' piensa puntualmente en la santísima trinidad (Facebook, Instagram, Twitter). Quizás alguna más de las nuevas. Sin embargo, con Trump irrumpió una nueva forma de hacer campaña y es a través de WhatsApp.

Esta red de conversaciones privadas es todo lo contrario a lo que uno espera de una plataforma para hacer campaña. Sin embargo, tiene una ventaja que para Trump (y para aquellos que quieren imitarlo) es de gran utilidad. ¿Por qué WhatsApp? Precisamente por lo mismo que es inconveniente: porque las conversaciones son privadas. Con eso, burlan el control de veracidad mínimo que las redes sociales tienen, ya sea por sus políticas anti-fake o, más probable, por la propia interacción entre usuarios. Si tirás una fake en Twitter, vas a tener comentarios desenmascarándote. Cuanto más visibilidad tenga tu fake, mayor será la respuesta de desmentidas. Eso en WhatsApp no pasa. Por eso el Trumpismo explotó al máximo esto de los grupos de WP para informarse. Eran, básicamente, grupos llenos de conservadores ávidos de motivos para exteriorizar sus ideas y por los que circulaban toneladas de información basura, sin que hubiera nadie que pudiera hacer las aclaraciones pertinentes o tuviera interés en chequear".

Ahora bien, ¿cuál es la relación entre este panorama de la política norteamericana y la realidad que arroja la pandemia del COVID-19 en nuestro país? Ante la ineficiencia e inactividad del Gobierno Nacional para llevar adelante certeras y masivas campañas de cuidados y prevención contra el coronavirus, vastos sectores de la población están inmersos en el consumo de mucha información falsa que circula mediante aplicaciones digitales como WhatsApp y se vuelven cada vez más difíciles de contrarrestar y de detener su propagación. Así como el mencionado WhatsApp fue fundamental en la estrategia de campaña electoral de Donald Trump a partir de los mecanismos antes nombrados, esta App también tiene un papel clave (con las mismas características de la campaña Trumpista) en la difusión de las Fake News y la información basura que circula en Argentina sobre los temas ligados a la pandemia.

En la medida en que el Gobierno continúe con esta actitud pasiva en materia de comunicación, el peligro de la propagación de información falsa continúa latente. Si no existe eficacia en la difusión de información oficial, chequeada, certera y transparente sobre los cuidados, prevenciones y protocolos que la sociedad argentina debe tener en cuenta ante el COVID-19, las Fake News proseguirán explotando las ventajas que las herramientas digitales (como WhatsApp) les proveen. En este sentido y para finalizar, es imprescindible expresar que esta situación es el caldo de cultivo ideal para que de aquí en más le sea prácticamente imposible a las autoridades tomar cualquier tipo de medidas para combatir la pandemia ya que se genera un clima de profunda incertidumbre, desconocimiento y desconfianza en la población.